¿Quién se ha llevado mi queso?: Cómo adaptarnos en un mundo en constante cambio.

Una manera sorprendente de afrontar el cambio en el trabajo y en la vida privada.

Esta fábula simple e ingeniosa, narra la historia de dos ratoncillos y dos hombrecillos, que vivían en un laberinto, donde encontraron una habitación repleta de queso. Durante un tiempo, los cuatro vivieron felices y en armonía, ya que tenían queso suficiente para alimentarse los cuatro. De repente, un día hubo un cambio… ¡El queso había desaparecido!

Con un lenguaje y unas analogías que hasta un niño puede entender, Spencer Johnson nos enseña que todo cambia y que las fórmulas que funcionaron en su momento pueden quedar desfasadas. El «queso» de la historia representa cosas que queremos conseguir (felicidad, trabajo, dinero, amor), y el laberinto representa zonas desconocidas y peligrosas, callejones sin salida, rincones oscuros y habitaciones pequeñas…

Ante un cambio, cada uno reacciona a su manera, no existe un patrón de reacción igual para todos.

Los cuatro personajes imaginarios presentados en esta fábula, los ratones “Fisgón” y “Escurridizo” y los liliputienses “Hem” y “Haw”, pretenden representar las partes simples y complejas de nosotros mismos, independientemente de nuestra edad, sexo, raza o nacionalidad.

A veces, podemos actuar como Fisgón que fisgonea y detecta pronto el cambio, o como Escurridizo que se apresura hacia la acción, o como Hem que se niega y se resiste al cambio, por temor a que conduzca a algo peor, o como Haw que aprende a adaptarse a tiempo, en cuanto comprende que el cambio puede conducir a algo mejor.

Al margen de la parte de nosotros mismos que decidamos utilizar, todos compartimos algo en común: la necesidad de encontrar nuestro camino en el laberinto y alcanzar éxito en unos tiempos tan cambiantes.

«La vida no es ningún pasillo recto y fácil que recorremos libres y sin obstáculos, sino un laberinto de pasadizos, en el que tenemos que buscar nuestro camino, perdidos y confusos, detenidos, de vez en cuando, por un callejón sin salida. Pero, si tenemos fe, siempre se abre una puerta ante nosotros;
quizá no sea la que imaginamos, pero si será, finalmente, la que demuestre ser buena para nosotros»
.

A. J. CRONIN

En 2003, Spencer Jonhson también publicó ¿Quién se ha llevado mi queso? Para niños y para adolescentes.

Si te gustan las fábulas de autoayuda lee también El caballero de la armadura oxidada.

¿Quién se ha llevado mi queso?: Cómo adaptarnos en un mundo en constante cambio.

*Recuerda: Un libro puede ser una gran herramienta de ayuda y apoyo en momentos de dificultad, y si estas pasando por un proceso terapéutico facilitar dicho proceso, aún así no es suficiente para sustituirlo. Si te encuentras en un momento en que te sientes limitado en tu día a día por esas dificultades, sintiendo que la situación te supera mejor ponte en contacto con un especialista o profesional de la psicología.

Maria
Últimas entradas de Maria (ver todo)

Deja un comentario